Loading
Nov 27, 2019

¿Llegó el fin de los likes de Instagram?

written by socialnius

Sí, como lo lees, ya no podrás ver cuántos ‘me gusta’ tienen tus amigos o tus personajes públicos favoritos. Facebook ha puesto en marcha esta medida con el objetivo de conseguir una red social sana en la que no se compita por el número de likes. Como sabemos, ha emergido un nuevo modelo de negocio en el que los influencers ganan más o menos dinero según la popularidad que tengan en las redes sociales, lo que les ha llevado incluso hasta comprar seguidores y ‘me gusta’ falsos.

El origen de Instagram era compartir fotos con nuestros amigos a modo de álbum de recuerdos, dar rienda suelta a nuestra creatividad o curiosear las últimas tendencias. Pero se nos ha ido de las manos. Cada día podemos ver la lucha entre influencers por tener el tick azul en sus usuarios y así poder atraer a más empresas y agencias. Cada día conocemos menos a las personas, pues todo es superficial y con un fin comercial.

Es por eso que Facebook comenzó a ocultar el número de likes de las fotos en la pantalla principal en Canadá el pasado mes de abril. El experimento continuó por otros países como Australia, Brasil, Irlanda, Italia, Japón y Nueva Zelanda durante julio y ya ha llegado a España. Hay que recordar que el usuario sí puede ver a quién le gusta su foto, pero no puede verlo del resto de publicaciones a no ser que pinche en quién ha dado me gusta y aparecerán todas las personas, pero para saber el número exacto tendría que contar usuario por usuario.

¿A quiénes ha afectado directamente el auge de los ‘me gusta’ y los seguidores en Instagram? Sin duda alguna a los creadores de contenido, que han visto cómo su trabajo ha sido tapado por el de los falsos influencers. Desmotiva ver que alguien que no tiene creatividad o no trabaja igual que tú gane más y tenga más oportunidades solo por el número de seguidores. Gracias a esta medida, se quiere conseguir acabar con esta falsa realidad, que no se aprovechen de estas empresas, y se busca que las interacciones con los seguidores sean positivas y no repletas de postureo y falsedad. También se pretende que la gente se fije en las fotos, que se suban las que realmente quieran y que no se hagan específicamente porque se sabe que tendrá muchos likes.

¿Hasta qué punto es cierta la popularidad de los influencers? A raíz de este negocio, surgieron empresas que se dedicaban a vender falsos likes en Instagram. Esta práctica se extendió hasta el punto de que se pone en duda la cantidad de ‘me gustas’ a ciertos perfiles. La realidad de esta red social cada vez está más distorsionada. Han aumentado los falsos influencers que se aprovechan de empresas como las mencionadas anteriormente y ganan dinero a costa de bots.

¿Logrará Facebook una red social sana, sin estereotipos, sin competencia y sin postureo? ¿Conseguirá que siga basada en una falsa realidad o que la gente empiece a mostrar realmente lo que quiera sin ningún fin monetario o sin la presión de tener la aprobación popular? Seguiremos la evolución de este experimento.